Bibiana Bryson

RED ARGENTINA DE INVESTIGACION OVNI

            VIDEO " OVNIS , EXTRATERRESTRES Y LA POSIBILIDAD DE CONTACTO "

 

 Este video

explora el secretismo que rodea al más grande encubrimiento

de todos los tiempos, presentando una revisión del fenómeno OVNI,

extraterrestre, abducciones, revelación/desclasificación,

y realidades hiperdimensionales.

 

 Basada en  "UFOs, Aliens and the Question of Contact" by Bernhard Guenther

 

NO TODO ES COLOR DE ROSA EN EL FENÓMENO OVNI

Y HAY MUCHOS AGENTES QUE TRABAJAN

PARA LOS QUE NOS OCULTAN LA VERDAD. 

 EL ASUNTO LO CONOZCO DE PRIMERA MANO.

 

BB 

 

  Tenemos un predador que vino desde las profundidades del cosmos y tomó control sobre nuestras vidas. Los seres humanos son sus prisioneros. El predador es nuestro amo y señor. Nos ha vuelto dóciles, indefensos. Si queremos protestar, suprime nuestras protestas. Si queremos actuar independientemente, nos ordena que no lo hagamos…

 

 

 Has llegado, a través de tu propio esfuerzo, a lo que los chamanes del México antiguo llamaban el tema de temas dijo don Juan . Me anduve con rodeos todo este tiempo, insinuándote que algo nos tiene prisioneros. ¡Desde luego que algo nos tiene prisioneros! Esto era un hecho energético para los chamanes del México antiguo.

¿Pero, por qué este predador ha tomado posesión de la manera que usted describe, don Juan? pregunté . Debe haber una explicación lógica.
Hay una explicación replicó don Juan , y es la explicación más simple del mundo. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían en humaneros. Por lo tanto, siempre tienen comida a su alcance…
Quiero apelar a tu mente analítica dijo don Juan . Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expecta¬tivas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos.
¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?
No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

Has llegado, a través de tu propio esfuerzo, a lo que los chamanes del México antiguo llamaban el tema de temas dijo don Juan . Me anduve con rodeos todo este tiempo, insinuándote que algo nos tiene prisioneros. ¡Desde luego que algo nos tiene prisioneros! Esto era un hecho energético para los chamanes del México antiguo.

¿Pero, por qué este predador ha tomado posesión de la manera que usted describe, don Juan? pregunté . Debe haber una explicación lógica.

Hay una explicación replicó don Juan , y es la explicación más simple del mundo. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían en humaneros. Por lo tanto, siempre tienen comida a su alcance…


Quiero apelar a tu mente analítica dijo don Juan . Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expecta¬tivas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos.

¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?



No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 ¿Pero, por qué este predador ha tomado posesión de la manera que usted describe, don Juan? pregunté . Debe haber una explicación lógica.

Hay una explicación replicó don Juan , y es la explicación más simple del mundo. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían en humaneros. Por lo tanto, siempre tienen comida a su alcance…
Quiero apelar a tu mente analítica dijo don Juan . Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expecta¬tivas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos.
¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?
No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 Hay una explicación replicó don Juan , y es la explicación más simple del mundo. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían en humaneros. Por lo tanto, siempre tienen comida a su alcance…

Quiero apelar a tu mente analítica dijo don Juan . Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expecta¬tivas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos.
¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?
No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 Quiero apelar a tu mente analítica dijo don Juan . Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expecta¬tivas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos.

 ¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?

No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 

¿Pero de qué manera pueden hacer esto, don Juan? pregunté, de cierto modo más enojado aún por sus afirmaciones . ¿Susurran todo esto en nuestros oídos mientras dormimos?
No, no lo hacen de esa manera, ¡eso es una idiotez! dijo don Juan, sonriendo . Son infinitamente más eficaces y organizados que eso. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra estupenda (estupenda, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega). Una maniobra horrible desde el punto de vista de quien la sufre. ¡Nos dieron su mente! ¿Me escuchas? Los predadores nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

 

 

 

 Bibiana Bryson